Buscar...

Mi hijo no quiere ir a la escuela

El miedo a la escuela es relativamente frecuente en un momento u otro del desarrollo evolutivo, y aunque a la mayoría de los niños les guste el colegio y estar con sus amigos, otros experimentarán una verdadera angustia al quedarse allí solos, sin sus papás

El rechazo a la escuela suele ocurrir entre los 3 y los 4 años, es decir, al comienzo del colegio, de forma repentina y manifestándose en forma de quejas: “la profesora es muy antipática”, “la comida está muy mala”, lo que trae como consecuencia una actitud de desgana a la hora de ir al colegio, produciéndose cada mañana el mismo drama: inventan excusas para no tener que ir, como dolores de cabeza o de tripa, lloran, no se sueltan de sus padres…

En primer lugar, para saber cómo actuar, hay que conocer las causas de esta situación, principalmente, hablando con el niño de forma firme y cariñosa, ya que hay que explicarle que es necesario ir al colegio pero que podrá contar con sus padres en caso de tener algún problema. Entre las causas más comunes de este rechazo se encuentran:

• No quiere separarse de sus padres, ya que con ellos se siente seguro y recibe todo lo que necesita en cada momento. Además, esta negativa al colegio suele darse principalmente en niños que se encuentran muy apegados a su familia, por lo que les cuesta más establecer vínculos con otras personas.

• Temor al colegio o a sus compañeros por algo que le disgusta, algún niño de clase que le molesta o porque todavía no tiene amigos.

• Algunos niños se sienten cohibidos o intimidados al encontrarse en una clase con muchos alumnos más.

• No se ve a la altura de realizar las actividades que le manda el profesor, le han regañado por hacer algo que no debía u otros problemas académicos similares.



Aunque esta situación no suele prolongarse demasiado en el tiempo y el niño terminará por superarla, es necesario saber cómo actuar para evitar que todas las mañanas ocurra el mismo problema:

Ten paciencia ya que todo cambio necesita de un periodo de adaptación y pronto tu pequeño acabará superándolo. Sin embargo, de no ser así, acude a un especialista en busca de ayuda para evitar que tu hijo desarrolle un miedo intenso al colegio.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada